Salvar las plantas australianas

Australia

Proteger la increíble biodiversidad australiana y las generaciones futuras con el Royal Botanic Garden.

 

Unirse para salvar la naturaleza

Dos gigantes, mano a mano

La biodiversidad disminuye a una velocidad vertiginosa En Australia, como en todas las regiones del mundo, las plantas desaparecen de tal forma que no volveremos a verlas más. A menos que… A menos que conservemos las semillas, protejamos a las más frágiles y nos aseguremos de que nuestros hijos sepan a su vez protegerlas.

Se trata de una tarea titánica. Por eso, nunca está de más la buena voluntad para cumplir. Desde Sídney, el Royal Botanic Garden lleva más de 200 años cumpliendo su misión, con unas acciones de sabotaje y salvaguarda absolutamente increíbles.

La Klorane Botanical Foundation lo apoya ahora asociándose a varios proyectos faro:

  • un programa de protección del bosque virgen
  • talleres de botánica para compartir conocimientos sobre botánica
  • una exposición para dar a conocer las bellas acciones de protección de la biodiversidad en el mundo y unir conciencias

 

Explorar, Proteger, Educar

Un salvador del bosque virgen

¿Puede la ciencia ayudar al bosque virgen, que cada año pierde más especies? La respuesta es sí. Protegiendo por ejemplo la mayor parte posible de semillas de distintas especies, para tener la posibilidad de darles una segunda oportunidad en caso de desaparición. Problema: estos granos no suelen toleran bien la deshidratación o la congelación.

El banco de semillas (el Australian PlantBank) del Royal Botanic Garde está actualmente a la vanguardia y aplica su pericia en este ámbito. Pero es una auténtica carrera contra reloj. La Klorane Botanical Foundation le aporta su sostén para seguir el programa de conservación del bosque virgen, desarrollar acciones para ayudar en la perduración de los ecosistemas, impedir a las especies invasivas imponerse… Ni hablar de guardarse los conocimientos extraídos de estos estudios: hay que compartirlos con el mundo.

¡Estas especies serán salvadas!

He aquí algunas especies que han recibido su seguro de vida gracias a este programa de protección: el Castanospermum australe, el bunya-bunya, el Backhousia citriodora, el macadamia…

Unos recursos científicos fenomenales

Entre todas las actividades que lleva a cabo la fundación del Royal Botanic Garden figuran programas científicos de última generación de una riqueza fabulosa. El herbario nacional (NSW) cuenta con 1,2 millones de especímenes, algunos de los cuales se remontan al 1770. En cuanto al banco de semillas (el Australian PlantBank), las proezas tecnológicas de las que da prueba y el valor de las acciones de salvaguarda que lleva a cabo lo convierten en un pionero a nivel mundial en este ámbito. Los dos se beneficiarán de nuestro apoyo para ampliar todavía más los medios dedicados a la protección de la biodiversidad y acelerarla.

 

Talleres de herbarios para los niños

 

Crear su herbario, que bonita forma de descubrir las plantas para un pequeño… Y ahí está, la fundación sabe cómo hacerlo. 2 talleres al año, llevados a cabo por nuestros botánicos, se suman así a las múltiples actividades educativas que realiza el Royal Botanic Garden.

 

En el programa: descubrimiento de plantas medicinales y comestibles, plantación y realización de un herbario para llevárselo a casa. Días memorables que pueden hacer que la pasión por la botánica nazca pronto. O simplemente descubrir el mundo tan misterioso de las plantas…

Una exposición Unesco Green Citizens

 

¿Conoce este programa? Saca a la luz proyectos emblemáticos de desarrollo sostenible en el mundo, entre los que se encuentra nuestra acción “La gran muralla verde”

Porque dar visibilidad a proyectos es animarnos a cada uno de nosotros a actuar mejor con la naturaleza, la fundación está orgullosa de ayudar en la organización de una exposición sobre este tema en colaboración con la UNESCO y SIPA Press.

 

¿Dónde es? En el corazón del jardín, en el famoso Calyx. Se presentarán muchos proyectos, cada uno para un país diferente: Senegal, Brasil, la India, Japón y las islas Vanuatu.

Desde el cultivo del arroz como medio para sensibilizar sobre el cultivo responsable del Cupuaçu en la Amazonia, pasando por el espectáculo viviente educativo, cada proyecto es más interesante que el anterior…

 

 

Remontarse