Proteger la selva amazónica con los granjeros Kichwas

Ecuador

Proteger la selva y mejorar las condiciones de vida de los agricultores gracias a la agroforestería

Dejar que los bosques se recuperen


Debido al crecimiento de la población, la tierra no da abasto para satisfacer la demanda de los granjeros Kichwas que viven en la frontera de la selva primaria. Cada vez talan más árboles y la selva desaparece poco a poco.
¿La selva está condenada a perder terreno cada año? ¡No si la reforestamos y aprendemos a vivir en ella! La asociación Ishpingo, que ya tiene una gran implantación en la zona, se encarga de emplear nuevas prácticas ecológicas y sostenibles: reforestar, desarrollar la agroforestería y transmitir los conocimientos necesarios para que los cultivos y la selva vivan en armonía.

 

 ishpingo

15 000 nuevos árboles

Para poner en marcha este cambio, cuyo objetivo es entre otras cosas mejorar sus condiciones de vida, los granjeros tienen que recibir formación y tener acceso al equipo para ello.

 

 

 ishpingo

 

Se trata de crear viveros comunitarios (6 en este nuevo programa) y asesorar a las familias voluntarias y transmitirles buenas prácticas.

A su vez, estas podrán transmitírselas a sus hijos con los árboles que habrán crecido en algunos años.

 

La agroforestería es para vivirla

Al combinar distintas especies de árboles, no es necesario eliminar los cultivos actuales. Podemos replantar parcelas ya cultivadas o plantar en las zonas colindantes. Convivirán cultivos destinados a la alimentación, frutícolas y para la obtención de madera.


Al seguir los principios de la agroforestería, el objetivo es obtener un beneficio de estos árboles nuevos a corto, medio y largo plazo sin dañar el ecosistema. Además, coexistirán distintas especies lo que beneficiará la lucha contra las enfermedades de forma natural. Estas prácticas de cultivo sostenible otorgan un espacio a estos árboles en la vida económica y social de las familias y cada cultivo tiene su propio fin: medicinal, artesanal, alimentario, para la construcción de muebles y viviendas...

Conseguir que las especies locales en peligro (sobre)vivan

 ishpingo

 

Se plantan como mínimo 15 especies distintas mínimas por vergel, para favorecer la biodiversidad y se da prioridad a los árboles en vías de extinción para restablecer su población:

  • Caoba de hoja grande (Swietenia macrophylla).
  • Chuncho o Tornillo (Cedrelinga cateniformis).
  • Guayacán (Tabebuia sp.).
  • Pinga (Aspidosperma sp.).
  • Cedro (Cedrela odorata).
  • Mindal (Simira standleyi).

Hay varias especies frutales: chirimoya, guayabilla, mandarina, cacao...

 

Previamente, la asociación Ishpingo realiza una investigación en profundidad para identificar en la selva o en las granjas de algunos agricultores del sector los árboles-madre* que quedan de las especies en vías de extinción. Al ofrecer a los dueños de estos árboles, que normalmente tienen la tentación de cortarlos, la posibilidad de cultivar semillas que sirvan para los viveros comunitarios, el programa contribuye también a proteger estos árboles tan valiosos.


*Árboles capaces de producir semillas

También es bueno para la tierra

Al replantar todos estos árboles, también se lucha contra la erosión, se ahorra agua, se conservan especies raras, capta dióxido de carbono entre otras acciones positivas: es un círculo virtuoso.

Con las comunidades locales

 ishpingo

75 familias Kichwas asesoradas

Klorane Botanical Foundation ayuda a 75 familias a reforestar sus terrenos, a mejorar sus ingresos y a conseguir una alimentación variada. Reciben formación de forma colectiva en un principio y luego de forma individual en técnicas de cultivo y plantación, y además aprenden a gestionar sus parcelas frutícolas y su producción.

 ishpingo

Formación en los colegios

Es bueno actuar ahora, pero aún mejor prevenir el futuro. El objetivo también es transmitir a las nuevas generaciones estas prácticas sostenibles. El programa con Ishpingo pretende:

  • Concienciar sobre el desarrollo sostenible a unos 100 niños de 3 colegios.
  • Crear un vivero y un arboretum de al menos 100 árboles frutales y de madera en sus colegios.
  • Ayudarles a que planten cada uno un pequeño vivero en su granja.

    Los agricultores, encantados

    Las acciones de Ishpingo que llevan en marcha varios años son todo un éxito. Hasta tal punto que algunos agricultores pretenden ampliar sus plantaciones con estos métodos.


    Estas prácticas sostenibles que siguen el camino contrario a prácticas tradicionales basadas en la quema, mucho más nefastas para el medioambiente, cada vez tienen una mejor acogida en estos lugares y son más populares.

     

     

    Nuestros colaboradores

    Para profundizar…

    Remontarse