Cuando los alumnos plantan árboles

Francia y Madagascar

 

Conseguir que alumnos de Francia y Madagascar trasplanten 3000 árboles cerca de casa y que tomen consciencia de su potencial para hacer cosas por cuidar el planeta

 

Los alumnos plantan su rinconcito de bosque

Con las manos en la tierra 

Vamos a imaginar lo siguiente: a unos alumnos de 4 centros distintos que aúnan sus esfuerzos para trasplantar árboles como actividad agrícola. No es ningún sueño, es el objetivo del programa Forest & Life (Bosque y vida) que les da la alegría de cambiar los pupitres del aula por una actividad comprometida y llena de sentido: plantar un árbol. Un día memorable para 100 alumnos de varias escuelas de primaria de Tarn, pero también para la Tierra para quien se trata de un hermoso regalo. 

Y adivinen qué... En la otra punta del planeta, hay otros pequeños alumnos haciendo lo mismo...

 

1 árbol en Francia y 2 en Madagascar

Si hablamos de plantar árboles, nunca es demasiado. Y todavía es mejor si ayuda a cuidar el mundo con la protección de los bosques amenazados. Para conseguirlo, los colegios de Tarn se han hermanado con un colegio de primaria de Madagascar. 

 

1000 árboles en Francia

Moreras, tilos, álamos... Varios árboles y arbustos se han replantado en parcelas agrícolas y en hileras siguiendo un principio de agrosilvicultura. La parcela, situada en Monestiès, pertenece al agricultor Bruno Doumayze, que está encantado de recibir a los niños y su proyecto. La asociación francesa de agrosilvicultura (Association Française d’Agroforesterie) es colaboradora técnica del proyecto.

2000 árboles en Madagascar

En este caso, se plantarán mangles para proteger el manglar de Tsongeritelo, cerca de Toliara. Debido al cambio climático y la actividad humana, las costas están muy lejos de contar con tanta vegetación como en el pasado. La asociación Eau de Coco (Agua de coco) es la encargada de llevar el proyecto en la isla.

 

 

Convertirse en ecociudadanos

Una escuela de vida verde y solidaria

El programa Forest & Life es mucho más que un día en el campo. De hecho, la naturaleza también se puede descubrir en espacios interiores si contamos con las herramientas pertinentes. Los alumnos y sus profesores reciben recursos pedagógicos para estudiar la vida de las plantas y sus bosques en un curso escolar. También tienen acceso al trabajo de otras clases participantes en el programa, con las que se mandan correspondencia y dibujos, descubren su día a día...

 

Los 5 objetivos del programa para los estudiantes:

  • Reconectar con la naturaleza, meter las manos directamente en la tierra.
  • Descubrir la eternidad, la duración de los árboles y la riqueza del bosque.
  • Tomar conciencia del potencial que tienen para actuar desde bien pequeños.
  • Descubrir la solidaridad internacional, gracias al hermanamiento con un país del sur.
  • Trabajar contra el cambio climático al participar en los objetivos de desarrollo sostenible de la ONU.

 

Los colegios que participen en el programa recibirán además nuestro famoso kit pedagógico Semilla de botánico para ampliar los conocimientos de sus alumnos relativos a la botánica.
 

Todos juntos para nuestros estudiantes

Klorane Botanical Foundation apoya este proyecto liderado por Kinomé y que se ha implantado junto con el sistema educativo a través de la red Canopé. El programa francés Forest&Life se ha implementado en 10 países con más de 25 000 niños que han replantado juntos más de 150 000 árboles.

Kinomé ya ha puesto en marcha varias acciones de hermanamiento y plantación con colegios de primaria y ha desarrollado varias acciones de otro tipo relacionadas con la reforestación, la biodiversidad y el clima en todo el mundo... ya que los alumnos, cuando están en contacto con la tierra, aprenden rápido que la naturaleza va más allá de los árboles...

 

 

Remontarse