Contribuir a la descontaminación de las aguas de la laguna con plantas

Polinesia francesa

Recuperar un agua limpia y salubre en una bahía contaminada a través de las plantas

Plantas que absorben la contaminación

Una laguna en peligro

Moorea, Tahití... Al pensar en la Polinesia Francesa nos imaginamos playas de arena fina, naturaleza exuberante, aguas turquesas y cristalinas... Pero este pequeño paraíso está en peligro y el peligro que la amenaza no puede verse a simple vista. Se trata de la contaminación.

En la bahía de Opunohu en Moorea se cultivan piñas y la horticultura está bien diversificada en las otras islas del territorio. Sin embargo, la agricultura biológica está poco desarrollada y los pesticidas todavía se usan en gran medida. Durante las fuertes lluvias, estos se filtran a los ríos e incluso a la laguna. La contaminación resultante tiene efectos en el agua, en los arrecifes de coral y en las algas que viven en simbiosis con el coral, pero también sobre las plantas acuáticas y los peces que habitan en la laguna. Por tanto, ¿cómo podemos recuperar el agua limpia y volver a equilibrar este ecosistema? Una vez más, ¡las plantas podrían ser la solución!
 

Encontrar plantas descontaminantes locales

Plantas capaces de purificar el agua contaminada, una idea que supone una gran esperanza para proteger la naturaleza acuática. Pero también es un gran reto: si queremos descontaminar el agua, el suelo o cualquier otro entorno mediante las plantas (fitorremediación), es fundamental que la planta seleccionada tenga las propiedades adecuadas para adaptarse al entorno en el que va a sumergirse: características químicas de los contaminantes, factores climáticos, naturaleza del agua o del suelo…. y muchos otros factores.

Objetivo en la Polinesia francesa: identificar las especies locales con las virtudes milagrosas para limpiar la laguna purificando las aguas que corren río arriba. Para lograr esta hazaña, la Fundación botánica Klorane ha unido fuerzas con dos entidades del Centro Nacional para la Investigación Científica (CNRS, por sus siglas en francés): el laboratorio de Química Inspirada en la Biología e Innovaciones Ecológicas (ChimEco) y el Centro de Investigaciones Insulares y Observatorio del Medioambiente (CRIOBE, por sus siglas en francés), para crear un programa científico innovador.
La Fundación botánica Klorane ya participa en un proyecto de fitorremediación con el laboratorio ChimEco, en las Cevenas, en la Francia continental. La planta elegida aquí es la menta acuática, que cuenta con propiedades extraordinarias para la limpieza de un río contaminado por metales pesados.

Desde las pruebas hasta la limpieza a gran escala

Primeras pruebas en acuarios

El laboratorio de ChimEco puso en marcha una investigación para identificar plantas que probablemente retengan herbicidas específicos utilizados en los campos de piñas. Para averiguarlo, realizó pruebas de laboratorio, en acuarios, con la esperanza de encontrar las plantas acuáticas más eficaces de la Polinesia francesa para descontaminar. ¡Prioridad a las plantas invasivas! Se han testado muertas para evitar cualquier riesgo de escape.

El paso a gran escala

Al mismo tiempo, se trata de encontrar un proceso que funcione en el terreno, en la Polinesia francesa. En la práctica, lograr definir el mejor dispositivo de captura, lo más cerca posible de los campos y, por lo tanto, adaptado al terreno, las condiciones y los riesgos climáticos. Las pruebas se realizarán en ríos y se prueban diferentes variables: pendiente, dimensiones, formatos de instalación... Se tomarán muestras todos los meses para evaluar los resultados e identificar los éxitos que se implementarán a mayor escala. CRIOBE, que ya lleva trabajando 50 años en la zona, dirigirá las operaciones. También es una oportunidad para tratar con los agricultores y guiarlos hacia un uso racional de biopesticidas.

 

 

 

Remontarse