Un cuadro vegetal

Prolonga tu paseo por el bosque con tu hijo para realizar juntos un cuadro vegetal

¿Cómo se hace?

Materiales:

Plantas secas, marco y pegamento.
Truco para un fondo acristalado como el de la foto:
Comprar dos cuadros idénticos y utilizar los dos cristales para un mismo cuadro.

Recolecta

Recoge flores y hojas que encuentres mientras paseas con tu hijo por el bosque (evita recoger plantas raras). Elije diferentes colores para conseguir una combinación viva. Recoge un máximo de tallos para facilitar después el montaje.

Selección y secado

Elije las piezas más bonitas, con el mejor equilibrio entre flores y hojas, y tamaños distintos y armoniosos. Coloca las flores unas junto a otras entre dos hojas de papel (papel de periódico o papel secante) y prénsalas debajo de algo pesado (una pila de libros, por ejemplo). Déjalas secar así durante 7 horas, y renueva una o dos veces el papel.

Montaje

Cuando estén bien secas, coloca las hojas y las flores como más te guste entre los dos cristales, o fíjalas con pequeños puntos de pegamento sobre un soporte de papel si prefieres un fondo blanco, negro o de algún color. Cierra el marco.

¡Disfruta del resultado!

Inicia a tu hijo en los ritmos de la naturaleza haciendo una nueva recogida y un nuevo cuadro para cada estación para descubrir los distintos tipos de flores y hojas.

 

Otros DIY

 

Para profundizar…

Remontarse