Riesgo de deforestación

La deforestación se debe principalmente a la expansión de los pueblos y ciudades, la extensión de los terrenos agrícolas, el uso de la madera para la construcción y las actividades económicas. 

Múltiples consecuencias

La deforestación tiene múltiples consecuencias sobre los suelos, la fauna y la flora. La deforestación favorece la erosión del suelo y la desertificación de los suelos. Estos últimos se vuelven menos fértiles y ya no pueden alimentar a todos los organismos vivos (plantas, árboles, flores,...). 
Cuando las raíces de los árboles ya no están allí, los suelos se erosionan y los deslizamientos de tierra son más frecuentes en zonas escarpadas.


Además, el bosque es el entorno que alberga y alimenta a la mayoría de los seres vivos (pájaros, insectos, hongos), por lo que cortar un árbol no sólo es cortarlo, sino también destruir todo un espacio vital para una multitud de organismos que viven alrededor de sus raíces, en su tronco o en su follaje.

Disminución de los recursos hídricos y deslizamientos de tierra

Las raíces de los árboles retienen la mayor parte del agua de lluvia que reciben. La ausencia de árboles favorece los deslizamientos de tierra y de lodo. De hecho, a medida que las raíces se hunden en el suelo, crean una red que estabiliza el suelo y lo mantiene en las laderas. Esto puede ser muy peligroso si hay un pueblo ubicado en esos tramos de deslizamientos.
Además, la presencia de árboles en las parcelas agrícolas ayuda a proteger los cultivos.
Cuando llueve fuertemente, la lluvia cae primero sobre las hojas de los árboles y luego el agua cae gradualmente sobre los cultivos. Esto hace que no se estropeen.

Empobrecimiento de los suelos

Cuando no hay más árboles en una zona, el agua de lluvia desciende rápidamente por las laderas, llevándose consigo todos los nutrientes del suelo. Estos nutrientes se utilizan para nutrir al resto de plantas. Si desaparecen, no crecerán plantas en esta zona.
 

Cambio climático, sequía y agravamiento de los desastres naturales

El bosque absorbe la luz, cuando el suelo está desnudo la energía del sol se refleja y retorna a la atmósfera. La temperatura media puede aumentar localmente en más de 10°C. Este calentamiento local modifica el movimiento de las masas de aire y de las tormentas. Por lo tanto, los ciclos pluviométricos se modifican, causando sequías e inundaciones anormales. Los manglares de la costa constituyen una barrera eficaz contra ciclones, huracanes y tsunamis. Permiten proteger otras especies costeras, pero también a los pueblos que se encuentran a orillas del mar.
 
Ver otras lecciones

 

 

Para profundizar…

Remontarse