La Gran muralla Verde: árboles contra el desierto

Senegal

Crear un inmenso cinturón vegetal que atravesará toda África para bloquear el desierto.

La Gran muralla verde para luchar contra la desertificación del Sahel

Hacer que se desarrollen 7000 km de vegetación densa

 

En el Sahel, el desierto lleva varios decenios ganando terreno imperturbablemente, a medida que disminuyen las superficies boscosas. Su avance conlleva el éxodo rural y la pobreza. ¿Y si invertimos la tendencia?


El desafío es mayor: volver a crear un nuevo bosque y ampliarlo, haciéndolo correr, como una gran avalancha verde, a través de todo el continente africano. Una larga banda verde de 15 km de largo uniendo Dakar a Yibuti, es decir, 7000 km de vegetación para frenar el desierto.

 

Plantar miles de árboles

11 países de África se reunieron en 2004 y decidieron juntos enfrentar el desafío creando la Agencia Panafricana de la Gran Muralla Verde. Decidimos acompañarlos, ofreciendo nuestro apoyo en Senegal.
Actualmente la misión está en curso: ya se han plantado más de 60 000 palmeras datileras del desierto, más de 40 000 ha de desierto han reverdecido. Son las tierras en las que el desierto retrocede y se retoma la vida.

Multiplicar las especies

¿Qué plantar para repeler el desierto? Hacen falta plantas que sean capaces de sobrevivir a las condiciones extremas del Sahel, como la palmera datilera del desierto(Balanites aegyptiaca), las Accacias (Acacia senegal, Acacia seyal) et le Ziziphus (Ziziphus mauritiana).

La Gran Muralla Verde estará cada vez en mejores condiciones de perdurar y acoger a múltiples especies. Efectivamente, la biodiversidad vegetal aumenta la resistencia a las variaciones climáticas, a los insectos y a las enfermedades. Otros arbustos y herbáceas se sentirán atraídos para unirse a los árboles de esta gran cobertura vegetal.

La palmera datilera del desierto

Balanites aegyptiaca (L.) Delile

(Familia: Zygophyllaceae)

Este árbol puede sobrevivir 2 años sin aporte de agua. Resiste a la quema de maleza gracias a su espesa corteza y puede vivir más de 100 años en un medio hostil. De qué sobrevivir a las puertas del desierto. También presta muchos servicios al hombre, procurándole fruto, forraje, materia prima para la construcción o la artesanía…

 

¿Qué es la desertificación?

El desierto no avanza solo. Son tierras que se degradas y se vuelven estériles. ¿Las causas? Fundamentalmente las variaciones climáticas, como las sequías y la actividad humana. La deforestación intensiva, el sobrepastoreo y las perforaciones ayudan mucho a ello.

En Senegal, una voluntad afirmada

Senegal, pionero en el programa de la Gran Muralla Verde, inició las plantaciones en 2008 en Ferlo, región del noroeste, en pleno corazón del Sahel. El servicio senegalés de Aguas y bosques está a cargo de esta operación, de su control y evaluación y de la sensibilización de las poblaciones locales. Es el brazo ejecutivo de la agencia senegalesa de la Gran Muralla Verde.

 

La Gran Muralla Verde para luchar contra la pobreza

Este programa tiene la particularidad de que combina protección de la biodiversidad y visión humanista Los beneficios son tangibles en el día a día de la población local, aportando una mejora en la alimentación y una fuente de ingresos adicional.

Las poblaciones locales movilizadas

La implicación de las poblaciones locales es por tanto fundamental en este programa, en particular en Senegal, donde el programa está más avanzado.
En la región de Ferlo, se han puesto muchos viveros en colaboración con los habitantes. Son ellos los que velan porque salgan adelante los árboles destinados a la Gran Muralla Verde y garantizar su buen desarrollo.
Los hombres preparan los semilleros en los que se siembran las semillas, se encargan de regarlas y vigilan las parcelas protegidas y los árboles jóvenes. A cambio, están autorizados a recolectar los primeros productos de la parcela (forraje, goma arábiga…)

Huertos para las mujeres

En Senegal, la acción se extiende más allá de la operación de replantación de este gran bosque de palmeras datileras del desierto. Esta nueva cubierta vegetal, al favorecer la regeneración de los suelos, ha permitido crear 6 huertos para hortalizas. A cambio del mantenimiento de los viveros forestales, más de 690 mujeres son libres de explotarlos y aprovechar su producción.
Además de diversificar la alimentación de los habitantes, las frutas y legumbres se venden en los mercados, ofreciendo así una fuente de ingresos.

 

 

 

¡El CNRS en plena observación!

Llevamos colaborando con el CNRS desde 2012 en este proyecto. El Centro Nacional de Investigación Científica ha creado un Observatorio de Hombres y Medios (OHMi) in situ con el objetivo de estudiar el impacto de estas plantaciones a escala ecológica, médica y social.

 

¡El proyecto elegido UNESCO Green Citizens se convierte en pionero del cambio!

La Unesco ha elegido la actuación “La Gran Muralla Verde” como ejemplo destacado de la educación para el desarrollo sostenible de entre una docena de proyectos evaluados de todo el mundo.

Descubrir el programa UNESCO Green Citizens

 

 

 

 

 

Nuestros colaboradores

Proyecto

Ciudadanos Verdes UNESCO, ¡pioneros del cambio!

Sacar a la luz historias destacadas sobre educación y desarrollo sostenible...

Descubrir
Remontarse